En este momento estás viendo Leidy Ibáñez: más de una década creciendo junto a RFP Constructores

Leidy Ibáñez: más de una década creciendo junto a RFP Constructores

Mucha razón tenía el científico Alexander Graham Bell al decir que “cuando una puerta se cierra, otra se abre”. De esa reflexión es testigo Leidy Ibáñez, una joven y dedicada mujer que lleva más de una década creciendo en RFP Constructores. Esta es su historia.

Llegó a la empresa el 11 de enero del 2011, luego de quedarse sin trabajo y ver un poco lejana una nueva posibilidad de vinculación laboral.

Cuenta que fue en diciembre de 2010 que recibió la primera llamada de parte de RFP, la cual encendió sus ilusiones: vieron su perfil a través de la agencia de empleo del Sena y la citaron a entrevista.

Acudió a ese encuentro con mucho entusiasmo pero fue hasta después de un mes que le dieron la buena noticia de su contratación.

Leidy relata que desde ese momento su vida ha dado giros inesperados. Aunque había ya trabajado en una compañía del sector construcción, las labores que desempeñaría eran totalmente nuevas para ella. Sin embargo, no tuvo miedo y asumió eso como un reto que le permitiría enriquecer sus conocimientos.

“La vacante era para el área de contabilidad, no conocía nada de eso, estaba estudiando Ingeniería de sistemas. Cuando ingresé me tocó empezar a estudiar en el Sena, hacer cursos y demás para poder desempeñar el cargo”, cuenta.

En ese tiempo aprovechaba su tiempo libre para revisar cómo funcionaba cada uno de los módulos de la plataforma contable que manejaba RFP. “Eso lo hacía para no defraudar a la empresa porque me habían dado una oportunidad”, menciona.

Pero no solo su interés y ganas de aprender le ayudaron a ir conociendo los procesos; el apoyo que le brindaron sus compañeros de ese entonces fue muy valioso.

“Comencé a revisar lo que hacía la persona que había reemplazado. Además, mis compañeros me tuvieron mucha paciencia”, destaca.

“Yo considero que ingresé por la ayuda de Dios y yo dije: voy a dar todo de mí, a aprender cosas nuevas, me lo propuse y lo logré”, añade.

Pasado ya un tiempo y gracias a sus esfuerzos, empezó a escalar peldaños. Fue así como a sus tareas de secretaria de gerencia y auxiliar contable, se sumaron temas de contratación y cartera. Pese a que la confianza que le brindaban la hacía sentir honrada, confiesa que era un poco estresante hacer tantas cosas a la vez.

“Era un estrés berraco manejar todo y tener todo en la cabeza. Sin embargo, fue una época muy bonita porque empecé desde cero con un proyecto y desde ahí aprendí muchas cosas para que la compañía creciera”, afirma.

Ahora, 11 años después, Leidy es la tesorera de la empresa. Sus funciones tienen que ver con pagos, manejo de fiducia y el PA (patrimonio autónomo), entre otras cosas.  

“Este año (2022) pasé a la Tesorería y me quitaron varias funciones que ya desempeñan las personas nuevas que han llegado. Yo me siento feliz en mi cargo, muy dichosa”, menciona.

Entre tanto, señala que mucho de lo que es hoy en día se lo debe a la constructora no solo por abrirle las puertas para trabajar, sino por permitirle culminar sus estudios.

“Me siento muy agradecida porque pude pagar mi carrera de Contaduría. Terminé la Ingeniería con mis esfuerzos, pero no ejercí porque no es lo mío. Eso es algo que a mí me ha parecido espectacular porque uno a veces no cuenta con los recursos para poder pagar la universidad, entonces yo vivo muy agradecida porque ella me ha ayudado mucho con mi estudio y con mi familia”, sostiene.

“Le debo mucho a RFP, soy profesional gracias a esta empresa y he aprendido mucho de las directivas. Yo quiero seguir donde estoy, me gusta lo que hago, quiero que todos crezcamos y que la empresa pueda seguir generando empleo”, agrega.

Finalmente, expresa que la relación con sus jefes y compañeros de trabajo es buena.

“Yo me considero buena compañera, hago mi trabajo como es y trato de ayudar a los que me lo piden», dice.

Leidy Ibáñez está totalmente convencida de que RFP Constructores tiene mucho más para dar. Incluso, desea que los proyectos de vivienda lleguen a más municipios del Tolima y otros departamentos de Colombia.

“Me gustaría que la empresa se expandiera, yo sé que va a ser mucho más trabajo, pero también más oportunidades para otra gente. Con eso siento que también ayudamos a nuestra ciudad”, manifiesta.

Se siente llena de satisfacción cuando llega la entrega de un proyecto de vivienda y lamenta mucho la salida de algún compañero de trabajo. No obstante, tiene la plena certeza de que la compañía seguirá creciendo y muchas más personas serán parte del equipo.

“Uno de los momentos más felices siempre será entregar una obra porque uno ve nacer el proyecto, con miles de problemas y dificultades, y cuando se entrega la gente se siente contenta, es muy satisfactorio”, acota.

“Yo quiero que RFP crezca, que crezcamos en todos los sentidos, como profesionales, como empresa, que mejoremos los procesos”, concluye.