En este momento estás viendo Ahorra dinero haciendo un buen consumo de servicios públicos en tu vivienda

Ahorra dinero haciendo un buen consumo de servicios públicos en tu vivienda

Si llega uno de esos momentos en los que el dinero escasea y te toca “apretarte un poco el cinturón y el bolsillo”, ten en cuenta que reducir el gasto en servicios públicos resulta una alternativa creativa para ahorrar.

RFP Constructores te da a conocer algunas de las mejores formas para disminuir el consumo de energía, agua y gas, y así pagar menos en facturas.

Ahorrando en la factura del agua

Para ahorrarte unos pesitos en el pago del recibo del agua, tú puedes:

  • Usar los filtros especiales e instalarlos en llaves y duchas. Estos filtros puedes encontrarlos en cualquier almacén de cadena o tienda especializada; los mismos sirven para mejorar la fuerza del fluido y ahorrar dinero en este servicio público.
  • Hoy en día los sanitarios están diseñados para el ahorro de agua, con elementos como la doble descarga. Si tu inmueble tiene menos de cinco años de construido (o remodelada) es posible que los sanitarios del baño están diseñados para ello, si no es así, puedes adquirir implementos de bajo costo y de fácil instalación en almacenes especializados. 
  • La lavadora debe utilizarse con la carga completa, no solo ahorrará agua sino también energía y detergente. Para asegurar el correcto funcionamiento de la lavadora, programa un mantenimiento anual.
  • Enjuaga primero los platos rápidamente y cierra la llave mientras procedes a enjabonarnos. No abras la llave hasta que tengas el último plato enjabonado.
  • Cuando te cepilles los dientes, no hay necesidad de dejar correr el agua, moja el cepillo antes de empezar y utiliza un vaso con agua para el enjuague.
  • Establece un tiempo máximo para ducharte. Cierra la llave mientras se enjabona y ábrela únicamente para enjuagarte.
  • Reparar las fugas en inodoros, grifos y lavavajillas para ahorrar 20 galones por fuga, por día.

Ahorrando en la factura de energía eléctrica

Estos son algunos consejos prácticos para economizar en la siguiente factura de energía eléctrica:

  • Siempre que sea posible, aprovecha la iluminación de la luz del sol.
  • Utiliza colores claros en las paredes y techos, con ello, aprovecharás mejor la iluminación natural y reducirás el número de bombillos encendidos.
  • Usa bombillas ahorradoras y ubica las de mayor voltaje de acuerdo con la necesidad. En las zonas más claras usa las de menor consumo. Por ejemplo, un bombillo de 100 vatios en una lámpara de mesa de noche sería innecesario, con 60 es suficiente.
  • Apaga las luces que no se estén utilizando.
  • Mantén limpias las lámparas y las pantallas, así aumentarás la luminosidad sin aumentar la potencia.
  • Escoge un solo día a la semana para planchar. La utilización durante varios días a la semana produce un gran consumo de energía.
  • Si tienes calentador eléctrico, ve pensando en comprar una ducha eléctrica o mejor aún en instalar uno de gas. Los electrodomésticos, como por ejemplo la plancha, el secador de pelo, la aspiradora y los calentadores de agua se encuentran dentro de los de mayor consumo de energía.
  • Cierra bien la nevera, cuando la puerta queda abierta el consumo de energía es mayor para tratar de conservar el frío.
  • El uso de aparatos que funcionan con gas disminuye el consumo de energía eléctrica, como es el caso de la estufa y el calentador de agua.

Ahorrando en la fractura del gas

Aquí hay algunas maneras de ahorrar en el servicio público de gas:

  • Aísla mejor tu hogar instalando rejillas de ventilación, sellando las fugas con masilla y usando persianas para desviar el calor cuando hace sol.
  • Limpia o reemplaza los filtros HVAC y del horno al menos cada tres meses.
  • Cuando cocines tapa las ollas, así necesitarás menos tiempo para la cocción y consumes menos energía.
  • Coloca en cada fogón el recipiente acorde a su tamaño.
  • Limpia con frecuencia los quemadores de la estufa a gas y cierra el fogón tan pronto retires una olla del fuego.
  • En la medida de lo posible, seca la ropa al aire libre, no en secadora, que es uno de los electrodomésticos de mayor consumo de energía.
  • La olla a presión consume 50% menos energía que una olla tradicional.

Todos estos ‘tips’ pueden no parecer mucho por sí solos, pero los ahorros realmente pueden sumarse y hacer una gran diferencia.